Vámonos que nos vamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Resulta difícil ponerse delante del papel en blanco a la hora de escribir algo en estos momentos que nos han tocado vivir.

Desde dentro de mi pensamiento no quiero reflexionar demasiado en cuestión de política; no quiero porque la conclusión sería entrar en modo pánico por muchas razones. Oigo eslóganes patrióticos de cuando yo tenía 13 o 14 años y en este país, decir la palabra “democracia” te incluía instantáneamente en una lista negra y nada recomendable, así que sólo pensar en una involución de esa clase me hace sentir físicamente mal, nauseas, escalofríos…

¿A quién favorece este clima de absoluta crispación que tenemos ahora? Tiene que haber unas gentes a los que les sea muy favorable que estemos todos peleados con todos. ¿Cómo hablar con alguien de política sin acabar subiendo el tono de la conversación e incluso llegar a la discusión más encendida? ¿Qué nos está pasando?

Como en tiempos pasados, yo he buscado mi pasaporte por si hiciera falta “tomar las de Villadiego” , claro que ¿a dónde dirigir mis pasos? ¿Dónde voy a estar mejor que aquí?

 

Al habla esta marioneta

marionetas de Praga

Pues resulta que antes de ponerme a hacer una entrada en este humilde blog, me leí las noticias.
Noticias fundamentalemente de política. Pero política de casa puerta, de baratillo, de cascarilla, con un tema único: Cataluña y su independencia. Los habituales marionetistas que nos manejan por detrás, están tratando de que miremos hacia Cataluña para que no miremos hacia otros sitios ¿A dónde? ¿A qué sitios? ¡Ah! No lo sé con seguridad, hay montones de problemas graves sociales, ambientales y de otras clases, pero nada tiene la “importancia” de lo que pasa en una región.
En Cataluña hay un gran desconcierto respecto a lo de la independencia. Los marionetistas o titiriteros de allí, están llevando el agua a sus cántaros para luego llevarse los cántaros a sus casas y beber ellos solos.
Con el despropósito de política que están haciendo los del partido que gobierna en España, hasta yo querría independizarme de ellos. Así que imagina los que tienen alguna posibilidad de irse.
Por otro lado, no es correcto decir que una no se siente española. Hay que hacer causa común con los “patriotas” de nuevo cuño y asentir a todo lo que sea la “unidad de España”
A mí como eso de la unidad me suena a cuando yo estudiaba, que tenía que cantar himnos fascistas y aprenderme los 36 puntos de la falange…la verdad es que no me siento muy unida a nada.
Noto como los hilos de los que me manejan me mueven, así que lo dejo.
Resulta que no sé de qué voy a escribir…

Spain, para volverse loco.

banqueros-COLLAGE

Escuchar la radio, leer un periódico o ver las noticias en la televisión es como leer un acta judicial o un comunicado del juzgado de guardia. Casos y casos de corrupción un día sí y el otro también.

Según el periódico digital El Economista, el coste del agujero dejado por la corrupción en España pasa ya de los 7.500 millones de euros. Hemos vivido 175 tramas desde que comenzó la democracia, de las cuales PP y Psoe lideran el ranking de corruptos con 126 casos.

Banqueros, obispos, políticos, periodistas…Hay corruptos en todos los ámbitos de la sociedad. Parece ser que en esta España de charanga y pandereta, vírgenes, romerías y ferias, es algo que llevamos en los genes o algo parecido. Decir que en España hay corrupción conlleva la expresión: -¡Normal!-

Pienso que en cualquier país democrático del mundo, ya habrían puesto pie en pared los ciudadanos respecto a este tema. Después veo los resultados electorales, en los que los censos siguen poblados de difuntos, y los más corruptos son los que más votos sacan. Esto no se entiende de ninguna de las maneras.

Me recuerda aquello que se inventó Fraga en la época del dictador que anunciaba: “Spain is different!”spain-is-diferente--644x362

Creo que si no me he vuelto majareta ya, no me volveré nunca. ¿O sí?