Historias de una anciana, Locura transitoria, Mis paranoias, Pensamientos, Reflexiones

¡Vaya cabeza!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces quiero decir lo que me ronda por la cabeza y callo.
Callo por no ofender a cualquiera que pueda leer mi escrito.
Callo por no saber si lo que escribo expresa en realidad lo que pienso.
Pienso demasiado y escribo poco.
¡Menos mal que ha salido el sol!

Locura transitoria, Mis paranoias, Plantas, Reflexiones

Quisiera…

Romero 2.jpg

Quisiera escribir hoy una entrada que te gustara mucho, que te llevara a comentar qué te pareció.

Quisiera tener las musas conmigo para inspirar algo que no sea una pamplina más.

Quisiera que mis palabras fueran para ti un bálsamo en tu vida algo apretada.

Quisiera saber escribir para poder volcar los pensamientos que se me acumulan y no acaban de explotar.

Quisiera en fin, que no hayas perdido tu tiempo en balde y por lo menos te guste la imagen del romero en flor con su abeja y todo, que tomé hace un rato para mostrarte.

Que tengas un buen fin de semana.

Historias de una anciana, Mis paranoias, Reflexiones

Mi tontería de hoy

iberfurs-peleteria-vison-rosado-abrigo5

Cuando yo trabajaba en la caja de ahorros, recuerdo que existían los ‘préstamos pignoraticios’ que eran préstamos que concedía la entidad con la garantía de un artículo (generalmente joyas) que una vez pagado se podía recuperar. Utilizo el verbo en pasado, porque no sé si actualmente se siguen concediendo esas pignoraciones.

Ayer en el mercado de abastos, en el puesto de las verduras, iba delante mía una señora con un abrigo de auténtico visón y con aspecto de haber conocido días mejores. Compró un par de distintas verduras y al ir a pagar los tres euros de la cuenta,  le dijo al tendero, casi con un hilo de voz: Apúntamelo.

Me quedé algo epatada. Fue como si la señora hubiera ido a comprar con semejante “disfraz de rica” queriendo decir que si no vuelve a hacer efectiva su cuenta, dejaría en prenda el abrigo. Vamos lo que aquí en Cádiz diríamos una pignoración de casa-puerta.

¡¡Las tonterías que se me ocurren en el puesto de verdura…!!

 

 

Historias de una anciana, Mis paranoias, Reflexiones

A gusto me quedé

limpieza-movil1

Hoy metidos ya en el año nuevo, me he decidido a hacer una limpieza en el móvil.

No ha sido por fuera sino por dentro, tenía fotos, mensajes, vídeos, etc. que ya ni recordaba que estaban ahí. Dicen que una limpieza al año no hace daño, pues eso.

Pasar archivos a un ordenador o disco duro para liberar espacio y sobre todo saber dónde están las fotos de la playa del año pasado, o del plato que te envió tu cuñada, es una faena de higiene mental.

Me he quedado como si me hubiera bañado en un río después de una caminata.

Más a gusto que qué.