Historias de una anciana, Internet, Locura transitoria, Móviles y Tabletas, Reflexiones

Murió

inodoro

Nada, lo que pensé que nunca me iba a pasar me pasó.

Se me ha caído el móvil al inodoro. Cinco o seis segundos en el agua han sido demasiado tarde para él. Empezó a poner pantalla de quererse morir y un rato después ya no era teléfono.

Mételo en arroz, ábrelo (mi modelo de móvil no es fácil de abrir)  y a todo esto estoy hablando de un domingo y las urgencias celulares no las conozco todavía. Las buenas voluntades de los amigos consultados eran evidentes pero solo eran eso, buenas voluntades.

Mi móvil ha muerto.

No tengo teléfono fijo, así que dependo bastante de este aparatejo que no sabe bucear ni es sumergible. Voy a ver qué ocurre en los próximos días. ¿Seguiré teniendo a mis amigos del whatsapp? ¿Habrá vida después de los móviles? ¿Estaré conectada por encima de mis posibilidades?