Un día en mi vida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empezó Septiembre con la marcha en masa de los asiduos veraneantes a nuestro pueblo.

Ya se puede pasear por las calles de Chipiona e incluso saludar a las personas conocidas, ¡adiós fulanito! ¡hasta luego menganita! ¡me alegro verte chiquilla!…etc.                            Ya tú sabes, lo propio de un pueblo pequeño.

Ahora es buen momento para emprender cualquier labor que tengamos pensada, para poder dejar de hacerla luego con una buena excusa. Empezar una dieta, ir a clases de bailes de salón, apuntarnos un año más al gimnasio, clases de cocina…

Para mí, que en este año 2018 que nos llegará dentro de tres meses, cumplo sesenta y cinco años de vida, la única propuesta que tengo es vivir con la mayor calidad de vida posible cada minuto hasta el año próximo.                                                                                  Ya con eso me conformo. Si encima aprendo filtiré sería demasiado.

Grupos de Whatsapp

 

maravillosos-grupos-whatsapp-ironiaon-L-6oxST3

Pocas personas de las que conozco no tienen algún grupo de Whatsapp. No voy a enumerar los temas ni la cantidad de personas que forman estos grupos; a veces forzados, a veces de uniones hipócritas…etc. No, sobre eso tendría que haber una enciclopedia voluminosa y no pretendo yo crearla.

Hoy me refiero al poco provecho que le dan algunas personas a determinados grupos que vendrían muy bien para aprender.

Si en tu grupo hay un cocinero y quiere explicar una receta, estupendo, si hay un contable y ayuda con la declaración de hacienda, estupendo. Lo malo es cuando alguien aporta algo al grupo y los demás ni siquiera hacen por comentar o agradecer esta enseñanza. Vamos lo de toda la vida se ha dicho de “echar perlas a los cerdos”

Prefieren algunos comentar hasta la saciedad cualquier pamplina sin importancia que fijarse en un artículo en el que se avise de un fraude, como por ejemplo este del cambio de colores: “Qué es el fraude del “WhatsApp de colores” y cómo evitar caer en la trampa”

Tener un grupo de antiguas alumnas de mi instituto es ‘guay’ al principio, luego ya el deseo de irme de él es lo que me ronda la cabeza cuando suena el aviso de nuevo mensaje. ¿Para qué me meteré yo en esto?

 

 

Hoy cometeré un delito

Andan diciendo por ahí que si los caracoles deberían ser animales protegidos, que no se deberían de comer, etc.  También leo esto:   “Existe una prohibición generalizada en la legislación española de protección de la fauna silvestre para su captura y comercialización” 

Solamente se refiere a la protección de los caracoles porque, por lo visto, de otros animales no se habla nada:

Rey cazador

Yo no metería en una olla a ninguno de los que se muestran en la imagen de ahí arriba, porque la verdad es que para poner tiernos a semejantes bichos, necesitaría una olla exprés de última generación.

Estoy deseando probar esta temporada un vaso de Helix Aspersa con su caldo y sus especias y luego que no me vayan a vender en el vivero de plantas el producto exterminador de caracoles para jardín:

anti limacos

¡Ah! Y no se lo digas a nadie, vayan a venir las fuerzas de seguridad y me metan presa por comer animales protegidos.

images

 

 

 

¡Vaya cabeza!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces quiero decir lo que me ronda por la cabeza y callo.
Callo por no ofender a cualquiera que pueda leer mi escrito.
Callo por no saber si lo que escribo expresa en realidad lo que pienso.
Pienso demasiado y escribo poco.
¡Menos mal que ha salido el sol!