¿Viento de locos?

levantera-aviso-costero-kOlD--620x349@abc

Desde el miércoles sopla en Cádiz y provincia levante fuerte del que no teníamos noticias desde hace 12 años, en 2005.

Cuando el levante se pone “güasón” se detiene casi toda la vida cotidiana que se realice fuera de casa:  De lavar y tender ropa nada de nada, de arreglar plantas y flores, ni se intenta, los niños para ir al colegio llevan la mochila con más ganas que otras veces, eso si no se les ha caído el techo de algún aula o algo parecido. Los animales domésticos hacen sus necesidades con los ojos tan entornados que parecen dos puñaladas en un cartón.  Cuando se sale a la calle, porque hay cosas que son indispensables, se regresa masticando arena o con los pelos que parecen moldeados en la cima del Himalaya. Por las ventanas ¡cerradas! se cuela la tierra que trae el viento en grandes remolinos y hay que olvidarse de querer limpiarlas.

Dicen por aquí, que el levante es el viento de los locos. ¡No me extraña!  Las cabezas parecen que se tragan también esa arena fina y va puliendo las pocas neuronas que a algunos nos van quedando. De dormir plácidamente, olvídate, cuando no es un árbol es un contenedor con su estruendo que no te deja pegar ojo…

En fin, dicen que mañana sábado sobre las 9 de la mañana caerá la fuerza del viento. Espero estar todavía en mis cabales para verlo.