Inicio » Historias de una anciana » Manuel, mi amigo.

Manuel, mi amigo.

manuel

Su sonrisa hace que cada día sea el mejor de todos.

Hace ahora 33 años que nos dimos cuenta de que no queríamos vivir con otras personas que no fuéramos nosotros. Fueron tiempos difíciles y desagradables por lo que conllevaba tal decisión, no podía ser de otra manera;  la “opción B” era mucho peor en ambos casos. Hubo que dejar familias, casas y el sitio en el que habíamos nacido y vivido.

Algunos amigos, muy pocos (de una mano sobraban dedos),  nos ayudaron en aquél momento tan angustioso, tuvimos que empezar desde cero o si me apuran desde menos cero. A partir del momento en que empezamos nuestra historia en común, no nos han faltado tropiezos y algún que otro accidente que han sido solventados con mayor o menor fortuna. Él lo hace todo sencillo, pareciendo que no hay obstáculo que no se pueda salvar.

Hoy, que ya hemos superado la barrera de los 60 con creces, seguimos siendo aquellos amigos que un día descubrieron que no podían dejar de estar juntos el resto de su vida.

¿Sabes el secreto?

Te lo digo:

Respeto.

“Ad multos annos”

4 pensamientos en “Manuel, mi amigo.

  1. ¡Qué hermosura de declaración!
    ¡Qué hermosura de amor, que os acompañará siempre!

    Felicidades, de corazón, a los dos por ello.

    Y un fuerte abrazo rodeado de besos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.