Tita Carmela

carmela-badillo

Querida tita Carmela:
Ahora estás en tu tercera juventud, y sé que por dentro sigues siendo la misma chavalita que nos fue conociendo uno a uno a los hijos de tus hermanos y a los que quisiste casi tanto como a tus propios hijos posteriores.
Tus sobrinos José María, José Manuel, Miguel Ángel, Juanito, Jesús, Luis Carlos y yo, te querremos mucho siempre.
Al ser yo la mayor y tú tan joven, para ti fui como una especie de muñeca para jugar y recibí todo el cariño que por otro lado no me fue posible.
Hoy eres lo único que me queda como referencia de mis ancestros.

Te podría desear felices fiestas y ya. Pero significas tanto para mí que me gustaría no irme de este mundo sin decírtelo.
Te quiero y siempre (mientras yo viva y recuerde) te querré.
Ojalá que estés muy a gusto con los cuidados tan amorosos que te dan tus hijos.
Tita, te quiero.

4 comentarios en “Tita Carmela”

Los comentarios están cerrados.