En mi humilde opinión, Noticias y reportajes, Pensamientos, Reflexiones, TV

Hablando de Mercadona…

satellite

Ayer, por lo que he leído, Salvados estuvo dedicado a Mercadona. Me encanta ese programa aunque no lo veo habitualmente. Para nada pienso que las noticias o testimonios que dan en él estén tergiversados o manipulados. No lo creo.
Partiendo de esta base, me atrevo a opinar yo también. Aunque ¿quién soy yo para opinar sobre Mercadona?
No sé los intereses que hay detrás de querer hundir esta cadena de supermercados, pero desde que entró a formar parte de nuestras vidas cotidianas, hay montones de personas que pueden llegar a fin de mes con los sueldos de caca que predominan en nuestro país.
Se oye la publicidad localista para comprar en los comercios del pueblo o ciudad.
¡Qué más quisiéramos muchos que comprar en la tienda de la esquina!
En Mercadona compro el doble al precio de la mitad en una tiendecita del pueblo.
Ejemplo: Por el precio de tres manzanas me traigo de Mercadona una bolsa de esas mismas manzanas, bueno, rectifico, mejores manzanas que las de la tienda. Así otros muchos productos que todos sabéis.
Huevos, yogur, leche, aceite, etc. Tienen un precio que se puede invertir en llevar a casa, mientras que en la tienda de barrio tendría que dejar de comprar alguno para pagar el resto.
Cuando estoy en Mercadona veo personas comprando que son familias de los que tienen esos comercios locales, cuando no veo a los mismos propietarios allí.
Sin embargo todo el mundo está loco de contento con las grandes superficies tipo El Corte Británico, propiedad de personas que no sabemos si pagan aquí sus impuestos o despiden a sus empleados mal pagados cuando faltan tres días al trabajo por una gripe.
Igual hay una campaña para que dejemos de ir a Mercadona, para así podernos manipular mejor todavía de lo que ya lo hacen.
¿O me habré vuelto muy mal pensada?

Reflexiones

Un muy buen libro

20161124_183715
“La_Película_de_tu_vida_ Begoña Curiel”

Bueno, pues ya me he bebido el libro de la periodista y escritora Begoña Curiel, “La Película de tu vida”

El libro es una magnífica lección de buena escritura desde la primera página hasta la última.  No recuerdo cuanto tiempo hacía que un libro no me cautivaba tanto. Es de esos libros que tienes que dejarlos con desgana y deseando tener otro rato para seguir con la historia que te apasiona.

Begoña Curiel ha creado unos personajes que tienen toda la categoría de esas historias que tú ves plasmadas en una pantalla de cine o en una serie de televisión.

Al desarrollarse a finales de los años 60 en una Castilla cerrada y todavía con coletazos de la guerra pasada, hace muy interesante la trama de la novela. Habla de las ilusiones y proyectos de la generación que tuvo que emigrar, de los que se quedaron inmóviles en sus lugares de nacimiento,  de como vieron llegar el progreso poco a poco y sin acabar de creer lo que estaba ocurriendo. Habla de secretos pasados y presentes… Y bueno, no quiero hacer “spoiler”, así que espero que lean esta gran novela que merece mucho la pena.

La sorpresa final me ha llegado al corazón, pues en los agradecimientos ¡me nombra a mí!

20161115_171513

Gracias a ti Begoña por contarme entre tus amigos, no dudes que yo lo soy tuya, y gracias también por estos días tan buenos que me has hecho pasar leyéndote.

Te ha salido una obra preciosa, te deseo todo el éxito del mundo. ¡Ah! Y espero leer pronto otra novela tuya.

CINE, Cuba, Reflexiones

De película

viva

Hoy comento una película que vi hace unos días y que recomiendo para ver.

Se trata de “VIVA” una peli irlandesa que cuando empecé a ver no estaba muy por la labor de tragármela entera. Pensé que iba a ser otro film de estos de echar por lo suelos la vida en Cuba, parecida a esta otra que vi no hace mucho “El Rey De La Habana” que me dejó un muy mal sabor de boca.

En VIVA se han lucido tanto el director Paddy Breathnach   como los actores Héctor Medina, Jorge Perugorría, Luis Alberto García, Renata Maikel Machín Blanco, Luis Manuel Álvarez   todos ellos en los mejores papeles que les he visto. En particular Perugorría y Luis Alberto García. ¡Vaya dos monstruos!

La acción discurre en La Habana ¡como no! (ahora dicen que ya se puede…) Pero sigue mostrando, en el momento actual, una ciudad empobrecida arquitectónicamente y por ende sus habitantes. Muy fiel a la realidad de la inmensa mayoría de los habaneros.

Aunque trata el tema homosexual, no es la causa principal de la película.

De todos modos, al finalizar, el regusto amargo no hay quien me lo quite.

Si puedes no la dejes pasar.