“Lo popular” 

Ya en ocasiones anteriores he ido a interesarme por determinado producto de perfumería y cosmética del Corte británico y la dependienta de turno me ha mirado despreciativa o simplemente me ha obviado y no me ha atendido. 

Parece ser que si no vas rubia teñida con mechas, boca botox y bolso de Luis Brutón, no eres nadie para esas entendidas en… ¿En qué? Porque a lo mejor la rubia teñida no tiene ni un euro y lo que va es a dar porsaco y a pedir muestrecitas. Mientras que la pobre como yo igual iba a gastarse el dinero en una crema de Chanel. 

El otro dia me encontraba yo en esos almacenes sin saber encontrar mi crema de manos preferida, así que le pregunté a una de las enteradas que estaba en Chanel y me dijo despectivamente y mirándome de arriba a abajo:

-Eso está en “lo popular”-  señalando para una dirección concreta y volviéndome la espalda para seguir ordenando tarros o lo que sea que estuviera haciendo. 

Así que una vez puesta en mi sitio por semejante “psicóloga”, me dirigí en esa dirección donde pregunté si aquello era “lo popular” 

La dependienta muy amablemente me dijo que sí y que en qué me podía atender. 

Después de la compra, aún flipada, pensé en los que dicen que no hay clases entre los trabajadores… ¡No ni ná! 

6 comentarios en ““Lo popular” ”

  1. Hay dependientas de muchas clases, y en ese corte extranjero, trabajan tan como burras y son ninguneadas por sus jefes igual o más que en cualquier supermercado de barrio`. Por tanto no ofende quien quiere sino quien puede y si ellas son setas cualquier cliente en ese momento es mucho más que ellas.
    Hace unos días tuve que ir a ese local de alto copete a llevar un pantalón de mi marido de marca conocida y comprado en rebajas que para eso están, para que las “pobretonas” como yo, nos beneficiemos de ellas.
    Bien, pues el pantalón había perdido su color en la primera semana. Lo lavé a mano para no llevarlo a cambiar usado y lo sequé en el tendedero interior de casa.
    Al ver el pantalón la dependienta vio que tenía razón pero aun así hubo de preguntar a otra medio boba con cara de “soy más que tú”… Esta dijo que estaba decolorado por haberlo tendido al sol… la hice comprobar que no porque hubiera tendo marcas de la cuerda de tender y no las tenía… entonces con sus dotes de idiota y su pelo liso moviéndose como las algas en un estanque, me dijo que con el aire de la calle al usarlo pierde el color…
    Muy digna yo, en vez de mandarla bien lejos y ponerme como lo que ella pensaba que soy… (Una barriobajera gorda); la miré a los ojos y la dije tranquila y lentamente: “tú tienes la obligación de dudar de mi, pero yo tengo el derecho a que me creas, sobretodo porque te estoy diciendo la verdad y tú sólo dices absurdos razonamientos que podrás darle a otro más tonto, pero no a mí…
    Sólo la faltó ponerme la alfombra roja… pidió disculpas y me cambió el pantalón.
    Mi despedida fue: la próxima vez, estudia un poco más tus razones y calma el ímpetu de tu prepotencia… Buenas tardes…

    Mil besitos como los de los comentarios anteriores…

    Le gusta a 1 persona

  2. Uffff de este tema sí que podría yo hablar, ya que trabajé en una conocida cadena de perfumerías donde había claramente 2 tipos de productos para 2 tipos de clientas. He presenciado como ninguneaban a gente por no dar “el perfil”, y en cambio se desvivían por las pijas de turno que luego resultaban ser personas que solo querían aparentar que compraban marcas, marear a las dependientas y salir de allí con una bolsita muy mona repleta de muestras para no volver a pisar la tienda nunca jamás.
    Y podría contar tantas cosas sobre zancadillas entre compañeras por llevarse una mísera comisión por la venta de una crema. Puñaladas traperas, acusaciones de robos…. ufff
    En fín, yo no podía aguantar aquello y me acabé despidiendo de la empresa porque lo pasé realmente mal.
    Desde entonces me lo compro todo en la perfumería-mercería del barrio y los supermercados. Y paso de Chanel olímpicamente.
    Un besazo, y hazme caso, lo mejor es la crema NIvea.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo no iba a por nada de esa marca, iba por una crema de manos que cuesta 3,60 y me va muy bien…
      Normalmente compro en los super…tampoco tengo yo el cutis de la Preysler, jeje.

      Me gusta

  3. ¡No, qué va!
    Yo tuve que poner en su sitio a una de Mont-Blanc que, después de mirarme de abajo a arriba, dijo que lo que pasaba es que yo no sabía escribir con pluma.
    Besos grandotes.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.