Inicio » Historias de una anciana » El paso inexorable del tiempo

El paso inexorable del tiempo

maxresdefault

Con el tiempo casi he logrado acostumbrarme a ver mi cara y mi cuerpo en los espejos. Claro que también con el paso del tiempo, las cicatrices y averías varias han hecho estragos en él y es ahora cuando no tiene mucho arreglo.

En eso estoy conforme, sólo es cuestión de comprar unas tallas más de todo, unas gafas molonas y de vez en cuando un corte de pelo moderno.

Con estos pensamientos estoy cuando llegan los anuncios publicitarios que nos invaden, en los que se ve a una anciana jugando al fútbol con sus nietos, con un tipo de “modeli” que “pa” qué, o esos otros que te dicen que ahora, después de los 60, es cuando estamos en la plenitud de la vida. ¿Eso no era a los 40? Además lo que te anuncian son compresas para las pérdidas de orina o lubricantes para la vagina.

A mí, que me ha encantado siempre “ir de tiendas”,  se me revuelven los interiores al tener que comprar una rebeca o un pantalón. Casi todo está pensado para las mujeres con tipo de niña o para las mujeres que se machacan en los gimnasios. Y si crees que exagero, sal a buscar un pantalón de la talla 46 que no parezca hecho para las monjas ursulinas…

A no ser en una ciudad grande, claro. Ahí quiero pensar que hay de todo para alguien como yo.

También puedo empezar a operarme de estética para parecer una “chica de oro” de esas que salen en tv con más años que Matusalén y que son imposibles de distinguir de lo que se parecen unas a otras.

En fin, voy a por una manzana para merendar y no sigo engordando.

 

Un pensamiento en “El paso inexorable del tiempo

  1. Cuanta verdad amiga mia!!! Nunca me gustó ir de compras, pero cada vez me gusta menos. Siempre he pensado que los espejos de los probadores están tan trucados como los anuncios de cremas para la celulitis (entre otros)…
    Los diseñadores de ropa para “Tallas especiales” deberían tener penas de cárcel; y algunos de cadena perpetua.

    Esos besos!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.