“Una cosa es predicar y otra dar trigo”*

hotel venus

Ayer leía esta noticia de La Habana, Cuba:

“”Cuba proyecta construir unas 108.000 nuevas habitaciones destinadas al turismo, como parte del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social para 2030 que hoy debaten delegados en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC, único), que culminará mañana en La Habana.””

Pensé en ese momento que las cosas siguen igual por La Habana, ya puede visitar el país Obama, el Papa o Buda en persona. No me reí a carcajadas porque el tema es para llorar.

En La Habana Vieja hay oficialmente ¡93 edificios! que están evaluados por el gobierno como “Peligro de derrumbe”  Luego hay muchos más que no cuentan en estas cifras oficiales.

Allí, en Cuba, cuando algo va mal, papá estado se encarga de buscar solución.

La solución que tiene el gobierno para las personas que habitan esos edificios medio derrumbados

El peligro es una maquina de tiempo 2

es trasladarlos a unos albergues en los que la mayoría tiene que vivir el resto de su precaria existencia.

Entre estos albergues hay uno en La Habana Vieja:  El “Hotel Venus” que como se puede apreciar en la imagen de la cabecera de este post, tuvo tiempos mucho mejores.

El “Hotel Venus” está ubicado en la calle Zulueta 559 entre Monte y Corrales en La Habana Vieja. Tiene cuatro pisos y cincuenta y tres habitaciones, donde viven más de doscientas personas, la mayoría del oriente del país, que allí son mal llamados “palestinos”  Este albergue tiene filtraciones en los techos y cuando llueve se moja más dentro que fuera. Hay camas en los pasillos, las familias separan su espacio con cordeles y sabanas tendidas.

Tanto es así que los afectados por el estado ruinoso de los edificios y que son advertidos de desahucio, dicen preferir que se les caiga encima el techo antes que ir a estos “albergues” con los que el gobierno limpia su política asegurando que todos en Cuba tienen un sitio al que acudir.

Claro que a la hora de hacer habitaciones nuevas, este “gobierno ejemplar” prefiere que estas nuevas construcciones vayan dedicadas a los turistas que son los que sueltan los dólares.

No es fácil.

 

*Refrán:

 No es lo mismo predicar que dar trigo:

Las palabras deben acompañarse de los hechos para ser realmente significativas, y así lo dice este refrán pidiendo, no consejos espirituales, sino ayuda material para que no nos puedan echar en cara que somos unos hipócritas o nos digan que nuestros hechos no acompañan a nuestras palabras.

2 comentarios en ““Una cosa es predicar y otra dar trigo”*”

Los comentarios están cerrados.