Desde el banco de la paciencia

 

Mis “vistas” desde hace tres semanas son estas que te muestro.

Tengo un montón de suerte.

A causa del parón forzoso, estoy curioseando por las redes sociales. En especial lo de Facebook me ha dejado algo sorprendida, salvando excepciones, hay personas que siempre que entro están conectadas, ya sea una hora u otra del día. ¿Tendrán que estar en cama como yo?

Luego están los sudokus y pasatiempos varios, de los que llevo hechos la tira. Pero lo que más disfruto es cuando mi perro Brian se asoma a la ventana y me mira con sus ojillos preguntones, queriendo saber el porqué María, que le daba “tentones”, no sale desde hace tiempo. ¡Animalito!

Bueno, disculpa por este post tan raro, pero si no ¿qué te cuento?

 

2 comentarios en “Desde el banco de la paciencia”

  1. Ya te comenté por Facebook, hoy sólo quería decirte… Te quiero y ponte buena enseguida.

    Besitos pareja!!!!

    Me gusta

  2. Sonará antipatico pero, seguranente no encontrás visitas de muchas personas que tienen blogs y vos no visitas,
    todos sentimos alegría al ver un comentario
    Si no es de ida y vuelta los blogs no funcionan
    Espero te mejores, yo ando con mis variadas nanas, hay que seguir adelente, no queda otra
    Besos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.