OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Amanece tras la ventana.

Luz de primavera que invita a quitarme las telarañas del sentido y salir a gozar el olor, los sonidos y la vida que la naturaleza regala con tanta generosidad aunque yo no lo merezca.

No estoy en depresión -afortunadamente- pero estoy en una época que va del miedo a envejecer de mala manera y a perder la dignidad que creo me queda.

Ya si me pongo a “echar cuentas” estoy perdida: Que si me quedará tanto tiempo, que si me puedo ir en este mismo momento, que si el año 2030 está a la vuelta de la esquina y para entonces estaré gagá…

Luego están los fenómenos naturales que afectan a la tierra: inundaciones, terremotos, las naves rusas que caen descontroladas, las avionetas que fumigan campos sin pensar en los que viven alrededor…etc.

Tengo un carácter optimista pese a mis pensamientos chungos y logro sobrevivir diariamente a mis nefastas predisposiciones ante la vida. O eso quiero creer.

¿Habré heredado de mi madre, que en gloria esté, el sentido trágico de la vida que ella tuvo hasta el último de sus días? Ojalá que no, porque eso no es vivir, es un sinvivir que no deseo para mí.

Lo mejor que hago es ir a ver mis plantas, que esas no sobreviven si las dejo de regar.

Que tengas un buen día tú también.

2 comentarios en “Ventana nada más.

  1. Me has recordado una obrita que vi hace un mes, que se llama Las plantas, de Pablo Messiez. Es tan hermosa y esperanzada como tú.
    Brava María!
    Un beso enorme.

    Le gusta a 1 persona

Comments are now closed.