Escribir por escribir

images

Hace un par de semanas me matriculé en un curso de Community Manager que yo vengo a llamar “light” Vamos de esos que duran un par de meses y te refrescan las nociones aprendidas en otros de más envergadura.

Pues bien, cuando me vine a percatar, ya mis compañeros habían dado buena cuenta del primer módulo y yo ni me había coscado.

Me puse con ello lo más rápido que pude, pero no me enteraba de nada…Enseguida entré en pánico y se me agolparon los malos augurios sobre mi capacidad mental, mi memoria, etc, etc.

Luego, recapacitando más despacio, caí en que a mí realmente no me hacía falta este cursillo, que superados los sesenta años, ya era hora de empezar a dejar de estudiar y dedicarme a leer y de vez en cuando, escribir algo.

No creo yo que las empresas estén fichando ahora a las abuelas sexagenarias como community ni mucho menos. El caso es que lo he dejado y desde entonces he dejado de tener “malos pensamientos” sobre mis capacidades y estoy muy relajada para dedicarme a leer un “tocho” este verano.

Eso sí, tú que me lees, tendrás que soportar mis pamplinas, porque yo sigo.

Mantas y “luisas”

bolsa-guardar-al-vacio-oferta¡Uf! Finalmente acaba la semana y yo he acabado de guardar la ropa de invierno. Reventada y con más dolor de la cuenta y eso que he tardado toda la semana en el “trabajito”

No es que tenga mucha pero en casa no hay vestidor o gran armario que soporte juntas ambas temporadas estacionales. Además de mantas, bufandas, gorros, guantes, etc, etc.

Este año he comprado en los chinos las bolsas esas que se les saca el aire y se quedan como un cuarto kilo de jamón al vacío, a ver si duran hasta que empiece el invierno, porque la verdad es que ahorran un montón de espacio.

Voy a dedicar este descanso de tareas domésticas a recolectar unas pocas hojas de hierbaluisa y ponerlas a secar para guardar en tarros. Luego en invierno tomar en infusión por las mañanas o después de comer. A mí me va bastante bien desde mi tierna infancia. Además es muy bonita la mata:

med_hierbaluisaEspero que pases tú también un buen final de semana y que empieces bien la siguiente.

Facebook: La vida

facebook¿Estoy o no estoy?

¿Hay vida fuera de facebook?

Ya en alguna ocasión traté sobre este tema y no quiero ser repetitiva, sin embargo ayer vi algo que no sé si es muy normal: Una persona cercana a mí que está en esta plataforma social, me contó que acababa de encontrarse con un amigo y llegó otro que en Facebook siempre le está comentando y argumentando con él sus temas de conversación y que al verlo en persona parecía como si no lo conociera de nada.

A ver, le dije yo, este fulano no es muy sociable que digamos, igual es que no te ha conocido. Él me replicó que sí, que se conocen y que los dos saben quien es cada uno, pero que no le dirigió la palabra, es más lo saludó muy secamente. Pensó entonces que el tal quizás esperaba llegar a su casa o a un sitio privado y poner en facebook que le había dado mucha alegría verlo por la calle. Qué locura, le dije yo.

Cuándo mi amigo, más tarde, entró en Facebook, tenía un mensaje privado de esa persona a la que se refería, en la que le comentaba que se había alegrado mucho de verlo en la calle (¡)

En fin, se me ocurrieron un montón de cosas, pero solamente atiné a pensar en que igual había personas que no consideran más vida que la que se desarrolla en Facebook y también que me alegraba de haber salido un día (con mucha dificultad, por cierto) de esa plataforma de amistad, encuentros y buen rollo.

Pero claro, si no estás en Facebook, ¿existes de verdad?

Ventana nada más.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Amanece tras la ventana.

Luz de primavera que invita a quitarme las telarañas del sentido y salir a gozar el olor, los sonidos y la vida que la naturaleza regala con tanta generosidad aunque yo no lo merezca.

No estoy en depresión -afortunadamente- pero estoy en una época que va del miedo a envejecer de mala manera y a perder la dignidad que creo me queda.

Ya si me pongo a “echar cuentas” estoy perdida: Que si me quedará tanto tiempo, que si me puedo ir en este mismo momento, que si el año 2030 está a la vuelta de la esquina y para entonces estaré gagá…

Luego están los fenómenos naturales que afectan a la tierra: inundaciones, terremotos, las naves rusas que caen descontroladas, las avionetas que fumigan campos sin pensar en los que viven alrededor…etc.

Tengo un carácter optimista pese a mis pensamientos chungos y logro sobrevivir diariamente a mis nefastas predisposiciones ante la vida. O eso quiero creer.

¿Habré heredado de mi madre, que en gloria esté, el sentido trágico de la vida que ella tuvo hasta el último de sus días? Ojalá que no, porque eso no es vivir, es un sinvivir que no deseo para mí.

Lo mejor que hago es ir a ver mis plantas, que esas no sobreviven si las dejo de regar.

Que tengas un buen día tú también.