Vivir es un regalo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces buscamos lo más complicado para ser medianamente felices y como es obvio, fracasamos.

Estar bien de salud, tener para comer suficiente cada día, vestir adecuadamente y gozar de algún tipo de ocio debería bastarnos. Pero no, todo eso es de “pringados”, conformistas, “sinsangres” etc. etc… Queremos ser los más bellos de la reunión, tener los vestidos más caros, los coches más rápidos, las casas más lujosas, los hijos mejor preparados.

Llega en unos días el verano y claro hay que hacer por reducir las grasas sobrantes del invierno. Hacemos la “operación bikini”, nos pagamos una lipo o, ya puestos, nos cambiamos la cara del todo a ver si así nos sale el mejor novio de toda la playa. Sacar dinero de debajo de las piedras para costear un buen apartamento en primera linea de playa o una casa rural muy cuca en plena montaña de moda.

Observa a tu alrededor en la playa, piscina o en el lugar que estés de vacaciones y verás a la mayoría tostándose al sol el cogote, debido a que están mirando el móvil todo el tiempo. ¡Algo se están perdiendo, seguro!

Mañana hace 22 años que sufrimos un accidente de tráfico en coche y del que por poco no salimos. Así que la vida desde entonces la veo de otra manera más sencilla. Eso sí, con mis gorduras, arrugas y vestidos de otras temporadas, pero, oye, intentando ser un poco feliz.

 

Mi pequeña primavera

Primavera Mayo 2017

Aromáticas

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Fiestaaaa!

Si ponemos un calendario anual con las ferias y fiestas señaladas en rojo, tendríamos un calendario totalmente de ese color.

Los andaluces (algunos) decimos que aquí en estas tierras es un no parar, que si Carnaval, Semana Santa, Ferias, Romerías, Verbenas, Fiesta de la vendimia, “Todos los Santos”, Navidad… y vuelta a empezar. Pero es que miras las otras autonomías y es lo mismo o peor.  Creo que aquí es que somos más ‘jaleosos’ o me lo imagino yo.

La cuestión es que todo este festejo sin fin tiene un precio y no barato. Que si vestimentas, que si comer y beber que si esto que si lo otro… ¿De dónde sacan billetes la gente para esto? Algunos dicen que participan en unos y en otros no, pero no hay economía que soporte un año entero de ‘ole ole y ole’

Al final pienso en positivo y digo que si estamos de fiesta no nos estamos peleando…¿o también lo hacemos?

Iman-Bailaora-Topos

Grupos de Whatsapp

 

maravillosos-grupos-whatsapp-ironiaon-L-6oxST3

Pocas personas de las que conozco no tienen algún grupo de Whatsapp. No voy a enumerar los temas ni la cantidad de personas que forman estos grupos; a veces forzados, a veces de uniones hipócritas…etc. No, sobre eso tendría que haber una enciclopedia voluminosa y no pretendo yo crearla.

Hoy me refiero al poco provecho que le dan algunas personas a determinados grupos que vendrían muy bien para aprender.

Si en tu grupo hay un cocinero y quiere explicar una receta, estupendo, si hay un contable y ayuda con la declaración de hacienda, estupendo. Lo malo es cuando alguien aporta algo al grupo y los demás ni siquiera hacen por comentar o agradecer esta enseñanza. Vamos lo de toda la vida se ha dicho de “echar perlas a los cerdos”

Prefieren algunos comentar hasta la saciedad cualquier pamplina sin importancia que fijarse en un artículo en el que se avise de un fraude, como por ejemplo este del cambio de colores: “Qué es el fraude del “WhatsApp de colores” y cómo evitar caer en la trampa”

Tener un grupo de antiguas alumnas de mi instituto es ‘guay’ al principio, luego ya el deseo de irme de él es lo que me ronda la cabeza cuando suena el aviso de nuevo mensaje. ¿Para qué me meteré yo en esto?